Siempre se es novato en algo

No se puede saber de todo. Pero a veces, es necesario saber mucho de algo concreto en un momento para tomar la mejor decisión posible.

Desde hace cinco años para acá he tenido que estudiar sobre muchos temas, relacionados sobre todo con la decisión de tener hijos y su crianza.

Me gustaría servir de apoyo con mis sucesivas entradas a los papis que se encuentren en la misma situación.

Ahora soy una mamá trabajadora que tetea, colecha, aplica blw, apego, porteo, respeta los tiempos de sus hijos,… Y que intenta hacer oídos sordos a los que intentan decirte cómo criar a tus hijos.

Anuncios

Me mudo… mischiquininos.es

Hasta hace poco sólo dos personas sabían que estaba escribiendo este blog. Escribía como una manera de poner en orden la información que tenía en la cabeza y como una manera de desahogo. Pero le he cogido el gustillo…

Así que estoy diseñando una página web donde tengo más flexibilidad de hacer las cosas más a mi gusto. Aún queda muchísimo por hacer, estoy trabajando para que quede lo mejor posible.

Os espero en mischiquininos.es

Respirar

Hace unos días que me he dado cuenta de una cosa que la cantante India Martínez dice en una canción:

“Me olvidé respirar…”

Obviamente, gracias a mi sistema parasimpático (me parece muy graciosa la palabra, creo que es casi lo único que recuerdo de Biología del instituto), he estado respirando, pero no de manera consciente. Y así me he olvidado de lo que aprendí en tantos años de yoga: de la importancia de la respiración consciente para la relajación. No estaba expandiendo el pecho al respirar, lo que es tremendamente importante para coger oxígeno y sentirse mejor. Michiquinino cuando duerme respira desde el cuello hasta lago ingles, una pasada!!!

Mejor que no os pase como a mí y no se os olvide respirar. Para cualquier momento de estrés, tensión o nerviosismo los dejo una técnica que no os llevará más de un minuto y te deja casi nueva. No hay casi nada que no pueda esperar un minuto.

Podéis sentaros con la espalda recta o tumbados, como estéis más cómodos o como la ocasión lo permita. Incluso de pié si no hay más remedio. Poned una mano sobre la barriga y otra sobre el pecho. Inspirar por la nariz mientras sube la mano de la barriga hasta que ya no la podáis subir más. A continuación seguid inspirando mientras sube la mano del pecho hasta arriba del todo. Parece increíble todo el aire que nos cabe dentro. Expirar mientras baja la mano de la barriga y continuar mientras lo hace la mano del pecho.

Lo podéis repetir cinco veces prestando atención a como entra y sale el aire y a como suben y bajan las manos. Además, mientras sale el aire podéis imaginar que por ahí sale también la angustia, el cansancio o el estrés. Notaréis el efecto enseguida, al menos a mí me funciona.

Espero haberos recordado que no se os puede olvidar respirar como dice la canción. Y que podemos usarlo en cualquier momento puesto que es un recurso que siempre llevamos encima. Os animo a usarlo al menos una vez.

Bebé cocido en su punto de sal

Ya lo dice el refrán:

“Hasta el 40 de mayo no te quites el sayo”

Algún fin de semana tengo la suerte de poder pasear por la playa y puedo observar todas las combinaciones de indumentaria posible: gente en bañador, en pantalones largos y camiseta corta, con abrigo y pañuelo al cuello… Con todas las combinaciones intermedias posibles, además de poder combinarlo con sandalias, zapatillas o botas. Estos días es difícil acertar con la ropa propia y aún más con la de los niños.

Pero un poquito de por favor!!! (que decía aquel). Lo que no me parece normal es que tú lleves camiseta de manga corta y lleves al bebé/niño envuelto en una manta, dentro de un capazo y con el saco de invierno encima!!! No exagero ni lo más mínimo. Ya sea por el campo, playa o ciudad, veo a niños excesivamente abrigados con el pelo sudado.

Dicen que a los niños de pequeños te los comerías y de mayor te arrepientes de no habértelos comido… Pues hay padres que están en proceso de cocinado de sus hijos!!! Con tocarles el cuello, las manos y los pies creo que te pones en una situación bastante aproximada de la temperatura del niño.

Como idea, en HyM venden unos gorros de algodón buenos, bonitos y baratos que van muy bien para llevarlos en el bolso del carrito por si hace frío. Tengo siempre unos en el carro al lado de las gorras de sol (a mí el “por si acaso cualquier día me tira el carro abajo”). Y, además, llevar una mantita de algodón, creo que te deja preparada para cualquier contingencia que pueda surgir estos días.

Pues eso, ya sé que a veces es difícil, pero un poquito de coherencia en la vestimenta de los niños, que a veces sudo sólo de mirarlos!!!

El apego

Desde que nació mi chiquinina he estado muy interesada en la Teoría del apego que básicamente se desarrolla en este artículo: Todopapás-Tipos de apego

Después de leer mucho, conseguí estar preparada para que me resbalaran los comentarios de propios y extraños porque siempre que se dejan tengo a mis hijos pegados a mí. Y creo que también lo importante es dejarles su espacio para que exploren, sabiendo que siempre que te necesiten estarán estarás ahí para ayudarles justo lo necesario para que puedan seguir.

El abrazar a los niños, portearlos, dormir con ellos… hará de ellos adultos más felices, seguros y equilibrados en el futuro. Así que me tomo como un cumplido una frase de mi madre…

“Hija, estás criando a estos niños como en África”

Leí en algún sitio que en las zonas de África donde no se usan pañales las mamás que llevan a sus niños siempre encima tienen tal conexión con sus hijos que son capaces de saber cuándo van a hacer pipí y caca. En ese momento los sujetan en el aire y el niño hace sus necesidades. Todo solucionado.

Pues ojalá tuviera tal conexión con mis hijos. Las madres de África están en mi top ten. Mi máximo reconocimiento hacia ellas que viviendo en algunos casos con tan pocos medios demuestran que lo único que se necesita para ser buena madre es amor.

El cambio del cuerpo en las mujeres

Me gusta ir cuando puedo a la piscina climatizada. He vivido en distintos sitios y me encanta ir por diversos motivos, uno de ellos es por ver a las señoras desnudas.

Me explico. Oí una vez que en algún país árabe las niñas acompañaban a sus madres y abuelas a los baños públicos. Al parecer, todas las mujeres van desnudas y las niñas tienen interiorizada de una forma natural cómo cambiarán sus cuerpos a lo largo de su vida. Esto hace que sea menos “traumático” y mejor aceptado cuando se te empiezan a caer los pechos o después de los embarazos se te queda la barriga como un acordeón.

Pues eso, después de nadar llegas a los vestuarios, donde te encuentras con esas señoras admirables contándose recetas de cocina y lo bien que les viene el curso para la memoria que organiza el ayuntamiento de turno. Ahí las tienes desnudas con total naturalidad. Y la verdad que me supone una liberación, pues por desgracia creo que en nuestra educación, ver a alguien desnudo es algo que se ha visto como algo morvoso o negativo. Todavía recuerdo lo mal que me sentí cuando por casualidad vía a una vecina de mi abuela el pecho porque se había dejado la puerta abierta de su habitación. Yo tendría como ocho años y pensé que en lo feo que me resultaban esos pezones negros y me parecía que había hecho algo malo aunque no sabía muy bien qué. Y ahora yo, tras dos embrazados, parece que tengo unas galletas campurrianas por pezones!!!

Actualmente me ducho con mis chiquininos. Son muy pequeños y de momento no creo que nadie me vaya a acusar de exhibicionista, pero llegará un momento en que creo que no podrá ser contando… como el colecho o la teta. O sí? Espero que cada día tengamos la mente más abierta y los ojos menos sucios. La naturalidad hará que nuestros hijos sean más libres.

Al olmo seco

Una poesía de Antonio Machado dice:

Al olmo seco, hendido por el rayo y en su mitad podrido, con las lluvias de abril y el sol de mayo algunas hojas verdes le han salido

Es una poesía que me enseñaron de pequeña y que me ha acompañado siempre por el simbolismo que le acompaña.

Aún en los momentos más duros de la vida, cuando más derrotado puedes estar, siempre hay esperanzas para tirar para arriba buscando el sol, que siempre está ahí aunque no lo veamos por culpa de las nubes.

Ya, estoy melancólica. De camino al trabajo hay almendros que ya han florecido. Me alegran y me entristecen de la misma manera. Me recuerdan a los almendros que tenía mi querido abuelo en las Vegas del Guadiana en mi añorada Extremadura.

Las preciosas flores blancas salen año tras año sin importarle a quien puedan molestar. Están ahí, para quien sepa verlas y apreciarlas. Es curioso como hay compañeros que hacen el mismo camino que y yo nunca las han visto cuando les pregunto.

Así que tengo que estar atenta. Para poder ver los brotes y flores de la vida que tienen el orgullo suficiente para no pedir ni perdón ni permiso a nadie para alegrar la vida a quien sepa verlo. Escribo esto por los días en que se me olvida.

Ser madre trabajadora

Le dedico esta entrada a todos los hombres, sobre todo jefes de algo, que nacieron de un huevo.

Me he incorporado hace una semana a trabajar definitivamente después del permiso de maternidad más el de mi empresa. Por supuesto, no me han dejado disfrutarlo de un tirón y he vuelto a trabajar para luego retomar el permiso tres veces.

Y ahora me están poniendo la vuelta bastante complicada por no aceptar unas condiciones que me querían imponer a pesar de no tener derecho y he tenido que hacer valer los míos.

Considero que siempre he sido una buena trabajadora, cumplidora hasta el final y no tengo problemas con nadie. Pero aquí estoy yo, con mi casco y mi coraza puestos y teniendo claro que en este momento de mi vida, con dos niños tan pequeños y un marido estupendo, me viene mal estar mal. No quiero mirar para atrás y arrepentirme de que no saboreé cada segundo que estuve con ellos, pues el tiempo no espera. Son el pilar de mi vida y el mayor quitapenas que existe.

Y aunque parezca obvio, primero está el número uno y después el número dos y siempre hay que tener en cuenta qué forma tu número uno.

Ya he pedido toda esperanza de desarrollo en mi vida laboral y no sé si algún día la tendré. Actualmente prostituyo mi tiempo, conocimientos y esfuerzo por dinero. Y creo que como mucha gente, sobre todo mujeres… qué pérdida de recursos!

Pero, como dice la nueva colección de cuentos de la editorial Cuatro Tuercas… Ande yo valiente ríase la gente!!!

La horfandad sin abuelos

Ayer fue un día triste. Mi abuelita se tuvo que ir de viaje para no volver y yo aún no me hago a la idea. Cuando nací tenía tres abuelos y ya no me queda ninguno. Aunque tengo a mis padres, ya no tener ningún abuelo a mano me hace sentirme un poco huérfana.

Y lo siento, no me consuela que casi tuviera 94 años porque mi abuela no se quería ir. Aunque pensándolo bien, es peor que se hubiera rendido de vivir. Así, aún me queda la esperanza de que esta vida no es tan dura como me parece a veces y que merece la pena vivirla luchando hasta el final.

Así que en el tren de nueve horas de vuelta a casa, pretendo hacer una profunda reflexión acerca del legado que me dieron mis abuelos que pretendo transmitir a Mis Chiquininos.

Para empezar, su inmenso, profundo e incondicional amor. Un amor que es motor del mundo, que hace que no les importe en trabajo que dan los nietos y les hace verlos como los más listos y los más guapos. Espero que donde estén sepan que yo también los quería y los sigo queriendo con toda mi alma, tengo el convencimiento de que algún día volveré a estar con ellos.

Ojalá hubiera preguntado más cosas a mis abuelos acerca de las historias de las familias de las que provengo. Por desgracia, cuando me las contaban no me interesaban y cuando hubiera querido hasta escribirlas ya era tarde para recordar.

Creo que somos responsables de no tirar a la basura el descomunal esfuerzo que hicieron nuestros abuelos, sus padres y todos nuestros antepasados para que estemos aquí y seamos y tengamos lo que somos y tenemos. Es nuestra responsabilidad edificar sobre sus cimientos y seguir construyendo. Intento estar a la altura todos los días con mis hijos. Sacaré toda la fuerza de dentro porque eran lo que yo soy y están en mí.

Valgan estas palabras como homenaje a mis cuatro abuelos y a todos los abuelos del mundo. D.E.P.

Comidas caseras para el BLW

Como ya dije en mi anterior post hay webs y libros que hablan sobre recetas de cocina para el BLW. Personalmente, creo que no es necesario trabajar más en la cocina, sino que se puede adaptar la comida de toda la familia fácilmente. Obviamente, esto es para cuando el bebé tiene introducidos todos los alimentos que van ese día en el menú (regla de los tres días). Eso sí, se cocina sin sal y se le añade cuando el niño tiene su ración adaptada a sus manitas. Así que allá voy!!

El cocido, plato estrella donde los haya, de donde puedes sacar comida para varios días. En casa lo hacemos con garbanzos, pollo, ternera, costillas, tocino fresco y verduras varias (judías verdes, zanahorias y patatas como como básicas).

Así que el primer día Michiquinino come, convenientemente cortado para que pueda agarrar bien, trocitos de la verdura, el pollo y la ternera en tiras, la costilla sin hueso… Los garbanzos aplastados para que pierdan su forma “esférica”, se los intenta comer a puñados.

El segundo día, con todo lo sobrado, se puede hacer un arroz al horno o uno seco; si le pillas bien el truco va a estar bueno incluso de un día para otro. De arroz igual no come mucho, intentará coger una montañita y para dentro. Los trozos de verduras y carne interesan en forma de varitas para que los maneje bien.

Para el tercer día, con el caldo del cocido y añadiendo más verdura si es necesario, se puede hacer quinoa y que quede seca.

Y continuamos para bingo… el cuarto día, si aún ha sobrado caldo, se pueden hacer “pelotas de relleno” o albóndigas. Además, se le pueden añadir más verduras y fideos. El niño estará feliz agarrando su “pelota comestible”.

Pescado al horno: Todos los pescados son susceptibles de hacerlos al horno, pero para los niños creo que son preferibles aquellos con menos espinas como la lubina, la dorada, la merluza o el rodaballo. Obviamente hay que revisar muy bien antes de darle al niño. Las verduras troceadas (tomates, patatas, pimientos, cebolla,…) horneándose al mismo tiempo que el pescado serán el acompañamiento perfecto.

Macarrones con carne. Para los más pequeños interesa que los macarrones sean lo más grandes posibles y que la carne tenga forma de albóndiga. La salsa de tomate sin sal ni azúcar la podemos hacer nosotros y congelar para varias veces. Además, la pasta, también en ensalada, será perfecta si se respetan como acompañamiento los alimentos no recomendables como los lácteos derivados de la vaca no adaptados hasta el año.

Cualquier tipo de carne en salsa con verduras también valdrá para todos los miembros de la familia.

Además, los arroces sin siempre un acierto. Para hacerlo más manejable al niño interesa dejarlo un poco pasado y sequito para que lo pueda apelmazar y comer.

Los purés se pueden untar en tostadas., así como los patés sanos tipo humus de garbanzos, lentejas, guisantes,…

Los niños, a partir de los seis meses cuando cumplen los requisitos, pueden comer también especias, que alegrarán mucho la comida.

Creo que no hay escusas para intentarlo, todo facilidades!!!

Alimentación complementaria con BLW: Baby Led Weaning

Cómo se alimentaban los bebés antes de que existieran las trituradoras para hacer puré?? En resumen eso es el Baby Led Weaning. Así que los que dicen que el BLW es algo “moderno” debería seguir leyendo.

Antes de tener a Michiquinina, una prima de mi marido nos dijo que tardaba dos horas todos los días en darle la comida a los niños y que después comían ella y su marido. El mío se puso nervioso con el tema, pues iba a ser él quien desayunara y comiera con la niña cuando yo estuviera trabajando. La solución: Blw. Cuando Michiquinino ha tenido edad y ha cumplido los requisitos para empezar no ha habido ni que pensarlo con lo bien que nos fue con su hermana.

Debo decir que si me hubieran dicho que lo mejor para mis hijos es que se comieran día kilos de papilla todos los días lo hubiera hecho. Pero ya me olía a mí algo a chamusquina… Si no los dejo llorar en la cuna… los voy a dejar llorar comiendo? También me mosqueó que mi cuñada me dijera que la papilla/engrudo que les daba a sus hijos ella no se lo comería ni de broma.

Muy importante recordar que si estamos hablando de Alimentación Complementaria es porque complementa al alimento principal, que es la leche, ya sea artificial o materna. Así que primero leche y luego el alimento o alimentos que esté planteado ese día para el bebé. Además, no ofrecerle comida si está nervioso o con sueño. Con esto se enfrentará al reto de aprender a gestionar su comida y comer lo más tranquilo posible.

En Internet encontré bastante información, pero antes de empezar me parece básico ver algún vídeo de Youtube del pediatra Carlos González al respecto y leer los libros:

  • Se me hace bola. De Julio Basulto.
  • El niño ya come solo. De Gill Rapley (la redescubridora de esta forma de aprendizaje para comer).

Con eso, estás más que preparado para que tú hijo tenga un bonito porvenir con la comida y tú puedas comenzar una nueva relación. El niño aprenderá a gestionar la comida y elegirá lo que prefiere dentro de las opciones saludables que tú le ofrezcas.

Porque lo primero es, sobre todo, tener en cuenta que los niños aprenden mucho más por lo que ven que por lo que escuchan. Así que si ya comíamos bastante saludable en casa, tuvimos que dar una vuelta de tuerca más porque Michiquinina y ahora Michiquinino comen casi lo mismo que nosotros, teniendo en cuenta los alimentos que no están permitidos por causas justificadas que puedes encontrar en los libros que recomiendo o preguntarme.

Aquí os dejo nuestros trucos para facilitaros la vida con el BLW:

El papel continuo. Debajo de sus tronas ponemos un trozo de mantel de papel de esos de los bares que compramos en los chinos del barrio. De hecho los compramos en rollos de 100 metros!! Así, la comida que cae al suelo se puede recuperar posts que el bebé siga practicando y para recoger hacemos una bola con el papel dejando dentro los restos de comida y a la basura.

La trona ideal. Cuando nació Michiquinina, nos regalaron la “súper trona” a la que sólo le faltaba hablar. El problema es que tiene muchos rincones y cuesta limpiarla. Así que compramos una trona de Ikea de aproximadamente 20 €, con un cojín reductor con funda. Se limpia muy bien y cumple su cometido. La otra trona, que se desmontaba en silla y mesa, viene muy bien para colorear ahora que Michiquinina está demostrando dotes artísticas.

Los babatés chubasquero. También llamados por mi marido “pechitos”. Son esos que cubren mangas con un bolsillo abajo para recoger la comida. Los de Ikea me parecen los que mejor relación calidad precio tienen. En cada comida va uno a la lavadora, pero se secan bien hasta en la secadora. Cuando crecen, los de Ikea se quedan muy justos en las mangas y hemos usado los de Baby Bjorn, aunque son un poco caros para mi gusto.

La misma comida que los papás. Con Michiquinina me curraba comidas especiales para ella sacadas principalmente de la aplicación de Happy Recipes o de la web La Cocinita de Cintia. Para un día particular en el que aún todos los ingredientes de lo que vas a comer no están introducidos en el bebé están bien, pero cuando eso ya ha pasado, creo que el objetivo es adaptar la comida normal de casa que comes normalmente. Muy importante acordarse de cocinar soso y ponerse la sal cuando ya has servido al bebé. Básicamente es dejar algunas verduras y carnes en trozos grandes (modo palito para que puedan cogerlo hasta para que el bebé se pueda manejar con la pinza de sus dedos). En el siguiente post dejaré ejemplos de cómo adaptar la comida de casa para un bebé haciendo BLW.

Para la calle llevo para Michiquinino los snack de la marca biológica Hipp que compro por internet. Hay gusanitos y tortitas de arroz. Son sin sal y no tiene ingredientes “poco saludables”. Además, si vas a un restaurante, basta con pedir verduras y carnes a la plancha con la sal aparte y ya estamos todos preparados.

Y espero haberos dado ideas y animaros, si no habíais empezado, para hacer BLW con vuestros chiquininos. En en próximo post os contaré cómo adaptar comidas corrientes para toda la familia con un bebé haciendo BLW.